Overchoice effect: cuando tener demasiadas opciones resulta abrumador



Latte, Machiatto, con hielo, frappé, leche de almendras, de avena, con shot de avellana o de vainilla, en taza, vaso o termo…¿Cómo puede haber tantas opciones? ¡Yo solo quería un café! ¿No resulta abrumador cuando tenemos tantas posibilidades distintas?

Ya en 1971, mucho antes de que la leche de soja se pusiese de moda, Alvin Toffler, autor del ensayo Future Shock daba nombre a este fenómeno: “overchoice effect” o el efecto de la sobrecarga de opciones, que ocurre cuando varias opciones equivalentes están disponibles al mismo tiempo.

Menos es más

Cuando nos enfrentamos a una toma de decisiones, nuestro cerebro pone en marcha diferentes mecanismos que analizan de manera rápida lo que implica cada una de las opciones.

Si la cantidad de opciones es mayor, esta operación mental requiere mayor esfuerzo y energía, lo que en sí mismo puede ser estresante.

Además de analizar qué opción escoger, toda decisión va acompañada de un coste de oportunidad: aquello que perdemos al no elegir el resto de opciones disponibles.


De esta manera, cuantas más opciones tengamos disponibles, mayor será el coste de respuesta, y por tanto, mayor la perdida de beneficios que cada una de las opciones no elegidas conlleva.

Por si eso fuese poco estrés, cuando ya hemos elegido, solemos sentir un pequeño arrepentimiento y tener, repentinamente, una visión más positiva de las opciones alternativas no elegidas. Cuando ya por fin, te decides por el tamaño, el color, el modelo y la marca de tu nuevo teléfono, de repente te surgen dudas sobre si no habrás hecho mal en quedarte con el de color azul metalizado con tan buena resolución de imagen.

Tomar decisiones parece agotador, y diferentes estudios han demostrado que reduciendo el número de opciones sentiríamos menos fatiga y agobio.

De elegir un café a progresar profesionalmente

Además de estar presente en nuestra toma de decisiones de la vida diaria, este efecto aparece también en relación a nuestro desempeño profesional. Basta con echar un vistazo a ofertas de empleo. Cada vez se buscan perfiles más específicos, lo que incrementa exponencialmente el tipo de profesional que puedes ser o en el que puedes convertirte. Y es que, a priori, tener muchas opciones laboralmente, puede parece algo deseable.

Sin embargo, al enfrentarte con esta circunstancia pueden surgir preguntas como: ¿qué hay que hacer para optar a una oferta de un perfil tan específico? ¿realmente quiero especializarme aún más? ¿y si luego quiero cambiar de sector, será fácil o tendré que volver a especializarme?

De hecho, en el ámbito educativo, existe cada vez más el paradigma de especialista versus generalista. Con respecto a las formaciones universitarias, en los últimos años ha aumentado el número de carreras diferentes, que, originalmente, eran especialidades de carreras más generalistas, como podría ser el caso de carreras como Criminología o Relaciones Laborales.


Antes hablábamos sobre el efecto de cuestionar nuestra elección cuando al final hemos optado por una opción. Cuando nos estamos preguntando si en realidad el matcha latte con leche de soja era la mejor opción o si deberíamos haber pedido el tulsi chai latte superamos nuestro dilema a la mitad de nuestra bebida, pero evidentemente esto no se soluciona tan fácil cuando nos preguntamos a la mitad de nuestros estudios si deberíamos habernos especializado en otra cosa.


Por lo mismo, es normal que el overchoice effect sea más intenso cuando se trata de elegir nuestro futuro. ¿Qué podemos hacer?


Un proceso de decisión más libre


Quienes han estudiado este fenómeno, también han descubierto que la calidad de nuestro proceso de selección puede reducir el estrés de tener tantas opciones. Dependiendo del tipo de decisión que tienes que tomar, contar con tiempo para hacerlo y considerar los siguientes aspectos puede darte claridad.


1. FOMO. El famoso fear of missing out (miedo a perdernos algo) es un fenómeno reconocido recientemente. Gracias a la tecnología tenemos muchas facilidades y por ende, menos tolerancia a lo incómodo (aburrimiento, incertidumbre, espera, estrés, etc) que la que generaciones pasadas tenían. Reconocer que el tomar una decisión implica una renuncia, que esta es siempre parte del proceso de elección y aceptar esta renuncia con valentía, puede ayudarnos a desbloquearnos.


2. No todo lo que brilla es oro. Muchas veces nos inclinamos por una u otra opción por que suena más interesante, novedosa o es más popular. Esto es típico cuando a la hora de buscar trabajo pensamos en ciertas compañías que tienen buena fama y que son "excelentes para hacer carrera" o "quedarían muy bien en tu CV". Lo que ha sido lo mejor para tu vecino, no necesariamente es lo mejor para ti. Conviene profundizar, investigar y preguntarnos '¿cómo sería mi día a día si eligiera esta profesión?, ¿esta empresa es congruente con mis valores?, ¿mis intereses y habilidades son compatibles con este puesto?'.


3. Valores. ¿Qué es lo que más valoras? Cuando tenemos una idea clara de lo que nos importa de verdad las opciones se reducen. Mientras nos hablemos de manera honesta y nos apeguemos a nuestros valores, no solo será más fácil elegir, si no que nos recuperaremos con mayor rapidez si nos equivocamos. Si quieres saber más de este tema lee ¿Qué es lo importante para ti? El papel de los valores. También puedes escuchar el episodio de nuestro podcast ¿Cómo conocer lo que valoras puede ser un 'gamechanger'? .


Escúchanos reflexionar más sobre este tema en el Episodio 5 de la temporada 1 de nuestro podcast, donde Jasamin Mehregani, managing editor y reportera de RTL Television, nos cuenta su opinión y experiencia personal acerca de cómo este fenómeno juega un importante papel en nuestro desarrollo profesional; planteando cuestiones como qué podemos hacer como sociedad para invertir los efectos de este fenómeno y qué estrategias individuales parecen útiles a la hora de enfrentarse a fenómenos similares.

¿Quieres asesoría para optimizar tu próximo reto profesional? Agenda una entrevista orientativa sin coste y te ayudamos a identificar tu estrategia. Puedes escribirnos a través de la web o enviarnos un correo a info@bangardia.com


¿Ya escuchaste nuestro Podcast?


Escúchanos en Spotify a través de este enlace o en tu plataforma favorita. Nos encuentras como Bangardia


Copyright (c) 2021 | Bangardia

Nos reservamos todos los derechos

  • Spotify - Podcast Bangardia
  • LinkedIn - Bangardia
  • Instagram - Bangardia Psicología
  • Facebook - Bangardia Psicología